Un administrador de Wikimedia Commons nos cuenta cómo es el repositorio multimedia libre

Photographers at Oxbow Bend in Grand Teton NP-NPS.jpg
Imagen en Dominio Público, desde Wikimedia Commons

Miguel García es wikipedista desde finales de 2006 y desde el principio hizo sus pinitos en Commons. Confiesa que le costó comprender todo lo relacionado con los derechos de autoría y los requisitos para poder colaborar adecuadamente en Commons, pero ahí sigue desde entonces. La comunidad de Commons le eligió administrador en febrero de 2008. En esta entrevista, con motivo del catorce cumpleaños de Wikimedia Commons, nos cuenta algunos detalles sobre el proyecto y su rol en él.

Prácticamente todo el mundo conoce Wikipedia, lo que no se sabe de manera general es que todas sus imágenes se alojan en Wikimedia Commons. ¿Nos cuentas qué es y cuál es su relación con la enciclopedia libre?

Commons es la mediateca hermana de Wikipedia, donde se alojan todo tipo de archivos multimedia con licencia libre o sin derechos de autor. Pueden encontrarse fotografías, vídeos, pistas de audio, diagramas, PDFs, digitalizaciones de documentos con siglos de antigüedad… De todo.

Commons es un banco de contenidos libres que cualquiera puede utilizar con cualquier fin y de manera gratuita. ¿Por qué crees que un recurso tan importante no se conoce o utiliza de manera más amplia en la red?

Por un lado, quizá el desconocimiento con respecto a su existencia. El gran público conoce Wikipedia, pero no suele ir más allá en cuanto a los archivos multimedia que ilustran los artículos de Wikipedia, con lo que es difícil caer en la cuenta de la existencia de Commons. En segundo lugar, el desconocimiento sobre su carácter libre. Profesionales de la comunicación (periodistas, ilustradores, etc.) suelen recurrir a otras plataformas como Getty Images, donde hay que abonar los derechos de reproducción al autor de la imagen para poder utilizarla. Commons pone a disposición del gran público contenidos que pueden usarse con una licencia libre, solo basta saber citar adecuadamente.

¿Qué se puede y qué no se puede subir a Commons?

Se puede subir todo tipo de contenido, en multitud de formatos, siempre que se cumplan una serie de premisas: fundamentalmente, se pueden subir contenidos generados por uno mismo (por lo que eres el titular de los derechos de autor) o contenidos que una tercera persona o institución haya publicado bajo una licencia libre en otra plataforma de subida de archivos (por ejemplo Flickr, YouTube, etc.). También pueden subirse contenidos en dominio público, por ejemplo digitalizaciones realizadas por museos o bibliotecas de materiales sin restricciones de derechos de autor. Es lo que hacen instituciones como la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos o la Biblioteca de Castilla y León.

No se pueden subir contenidos que se encuentren protegidos por restricciones de derechos de autor. Vivimos en una época donde hay más contenidos multimedia que nunca, pero por mucho que uno pueda subir una foto que encontró en Instagram a otras plataformas como Twitter o Facebook, esa imagen sigue teniendo derechos de autor y no puede subirse a Commons alegremente. Respetamos escrupulosamente los derechos de autor.

¿Cómo es el día a día en la administración de Wikimedia Commons? ¿En qué consiste tu rol?

Commons tiene ya casi cincuenta millones de archivos, por lo que el crecimiento en número de contenidos es muy elevado. Commons es un proyecto ideado para todos los proyectos Wikimedia, por lo que el idioma vehicular es el inglés (aunque no es imprescindible para hacer uso de la plataforma). Mi labor ha sido fundamentalmente eliminar contenidos que se vuelcan en Commons por ser esta la mediateca asociada a Wikipedia: es común el que se publiquen contenidos promocionales en Wikipedia en castellano sobre empresas, currículos sobre personas y demás, que se acompañan de imágenes, vídeos o música. Al igual que el artículo es borrado en Wikipedia, los archivos multimedia deben ser borrados también en Commons.

¿Qué fondos interesantes nos puedes recomendar? ¿Qué tipo de uso se les da?

No me canso de recomendar los fondos de la Fundación Joaquín Díaz, que contienen fotos y sonidos sobre la realidad folclórica y social castellana en el siglo XX. 

Las fotos han servido para ver cómo han cambiado ciudades y pueblos del interior español. Los archivos de sonido son un tesoro único sobre refranes, chistes, trabalenguas y canciones populares recopiladas desde finales de la década de 1960 hasta casi la actualidad. Commons ha permitido que esos contenidos sean accesibles para todos y para mejorar contenidos en Wikipedia. Este es un ejemplo que me gusta.

MiguelGarcia WMES GA 2018
Imagen de Montgomery con licencia CC BY-SA 4.0 , desde Wikimedia Commons

También formas parte de la Junta Directiva de Wikimedia España ¿Cuáles son las principales iniciativas que lleva a cabo la asociación para mejorar los recursos multimedia disponibles en Commons?

Creo que los concursos Wiki Loves han servido para obtener imágenes y contenidos de multitud de espacios, actividades y monumentos, que de otra forma habríamos tardado mucho en conseguir. Esta iniciativa se ha desarrollado tanto en España como en decenas de países de todo el mundo, por lo que creo que es algo de lo que tenemos que Wikimedia España puede estar orgullosa: es parte activa dentro de la comunidad Wikimedia global. A nivel puramente local, seguimos trabajando en el ámbito GLAM para que cada vez más instituciones permitan la reutilización de sus contenidos. Es una tarea en la que queda muchísimo camino por recorrer aún.

Esta semana ha arrancado, tristemente, con noticia de un incendio en el Museo Nacional de Brasil. El fuego ha arrasado buena parte de sus fondos. Algunos estaban documentados en Commons. ¿Qué puede ofrecer el proyecto a instituciones culturales y a la preservación del patrimonio histórico y cultural?

Preservación, difusión y, quizá algo muy importante para muchas instituciones culturales pequeñas o con recursos limitados: una plataforma gratuita, sin ningún tipo de costes asociados y con una filosofía de permanencia y reutilización de sus contenidos.

Por desgracia, sucesos como el incendio del museo brasileño pasan más de lo que pensamos, de ahí la importancia de poder preservar, difundir y reutilizar los contenidos. Volviendo al ejemplo de la Fundación Joaquín Díaz, esta es una fundación pequeña, con presupuestos reducidos pero con una vasta colección en formato analógico que habían sido incapaces de poner a disposición del gran público en Internet. Commons ha sido la solución y ha permitido que cualquier persona, donde quiera que esté en el mundo, pueda escuchar las grabaciones de la colección.

Ahora mismo se debate en Europa una reforma de los derechos de autor bastante controvertida, ¿podría afectar a Wikimedia Commons?

Hemos seguido este debate durante todo el verano y seguiremos alerta. Hay que estar muy vigilante para ver si alguna enmienda especifica o define claramente qué entiende el legislador por “no comercial” (puesto que los ficheros albergados en Commons pueden usarse con fines comerciales) y si se introduce alguna mención a las licencias libres como formas alternativas de gestión de los derechos de autor en Internet.